Ir al contenido principal

Entradas

Adiós amor, nos vamos de Oaxaca, pero no para siempre

Este fin de semana regresaremos a E.E.U.U. después de pasar tres meses especiales en Oaxaca. Para algunos de nosotros, esta era la primera vez en que pudimos experimentar la cultura mexicana. Oaxaca nos dejó una impresión duradera sobre nosotros. Cuando regresemos, traeremos con nosotros recuerdos de las amistades, la comida rica, el calor, la vida nocturna, el estilo de vida y un agradecimiento de los matices de la cultura oaxaqueña.

A continuación, algunos comentarios de despedida:

Mi tiempo en Oaxaca estaba muy especial - tenía muchas oportunidades de aprender la lengua y la cultura del país con cosas como los partidos de futbol, amigos que hice aquí, pasar tiempo con mi familia de casa. Me encantaba la comida, la amabilidad de la gente, la arquitectura del centro, las montañas y el estilo de vida. Estudiar aquí también estaba increíble porque eta era la primera vez después de largo tiempo que he estudiado en un clima de calor. La libertad de viajar por cualquier lugar extrañaré much…
Entradas recientes

El templo del centro

Lo que me interesa muchísimo de la ciudad de México fue el museo del Templo Mayor. Este monumento está al lado del zócalo y la Catedral Metropolitana de México y el tour del sitio y museo son muy creativos. Al principio se baja para entrar al vestíbulo del sitio donde hay algunos modelos de este templo en la época de los Aztecas. Estaba útil para imaginar la grandeza del sitio cuando estaba caminando por las ruinas. Me dio también un poquito de contexto sobre los diferentes etapas del templo y las razones por las que los reyes Aztecas construyeron. De inmediato a fuera del vestíbulo, hay un camino que pasa por las ruinas y a cada punto de interés hay algunos letreros que indican lo que estábamos viendo. Había el mundo allá este Domingo. Creo que si hubiera elegido otro día del semana estaría más tranquilo, pero al mismo tiempo, los templos y plazas Aztecas fueron construyendo para su gente. Por la verada, caminé directamente hasta el centre del templo y pude ver las siete etapas del t…

Chicano caminando en Chapultepec

Hace como dos semanas que fui con mi universidad a la Ciudad de México. Aunque hicimos muchas cosas como ir a Teotihuacán, comer en varios restaurantes, y mucho más, lo más destacable fue caminar por Chapultepec con un amigo de CDMX y mis amigos del programa. Para mí era muy destacable porque no sabía que era tan extenso. Ahí pude entrar al Museo de Arte Moderno y ver varias exhibiciones. Para mí lo más interesante fue ver el exhibición de fotografía y el exhibición que tenía el cuadro "Las dos Fridas". Además de ver exhibiciones, fui a la tienda que está adentro del museo y compré un collar para mí hermanita. También tomé muchas fotos de mis amigos y del museo.

Más tarde fuimos a caminar por los fondos y compré un mono que tira agua para una de mis amigas de Chicago. Después de eso fuimos a la audiorama y pudimos descansarnos por un tiempo y jugar con un gato que vive ahí. Nosotros tuvimos tiempo para caminar por el zoológico y ver muchos animales y tomar muchas fotos de  e…

La nieve en la cumbre de fuego

El momento en el que mi alarma me despertó, deseaba dormir todavía. Le tenía pavor a esa alarma solo seis horas antes, cuando me acosté. En primer lugar, quería tantísimo dormir más que seis horas—o sea, cinco horas, después de que acabara por preocuparme. Estuve cansado, y no había dormido bastante la noche anterior. Y la cama del hotel era tan cómoda; quise gastar todo mi tiempo disponible con ella. Y además, había el pensamiento de que yo iba a visitar un volcán por mí mismo el próximo día. Sí, pienso que tal vez esto también me estuvo poniendo un poquito nervioso. No he viajado ni caminado mucho solo, y esto sería una gran prueba de mi capacidad para navegar la Ciudad de México tanto como escalar en montañas arriba de 4500 metros—todo en un país y lenguaje extranjero. Pero a pesar de todo, resolví levantarme, porque mi deseo de explorar el medioambiente y determinar de lo que soy capaz superan mi miedo de fracaso.
Después de prepararme, salí del hotel y tomé un Uber a la Terminal …

Xochimilco

Aunque la Ciudad de México es bastante parecida a las ciudades en las cuáles vivo en EEUU, tenía la oportunidad de hacer cosas nuevas y muy únicas allá. En nuestro último día en CDMX, siete amigos y yo fuimos a Xochimilco para hacer un paseo en una trajinera. Tan pronto como lleguemos, podría ver que no sería como yo esperaba. 
En vez de un río muy tranquilo con unos botes, había trajineras llena de gente poniendo música a alto volumen por todos lados. Abordamos una trajinera y un hombre empujó el bote con un palo grande para empezar nuestro paseo. Pasamos por unas islas pequeñas donde se venden plantas, axolotes y otras cosas de Xochimilco, y otras islas donde gente vive. Además, pasamos por otra isla que se llama la Isla de Muñecas donde vimos muchas muñecas montadas en los árboles y las vallas. Después de treinta minutos, de repente, unos jóvenes nos invitaron a su barco, y unos de ellos abordaron a nuestra trajinera. Como estaban de fiesta, compartieron unas bebidas con nosotros y …

Un viaje a través del tiempo

Esta entrada va a ser super-detallada—es que algunas de mis lectores me han dicho que ellos quieren que yo publique entradas más detalladas. Voy a presentar un resumen de lo que ocurrió el viernes del viaje en CDMX. Deberías leerlo antes de que vayas a la ciudad de México.
A las ocho y media, me levanté, pero tuve que hacer trabajo por veinte minutos. Cuando bajé, pedí huevos a la mexicana. Eran maravillosos.
Abordamos el autobús y fuimos primero a la casa de Trotsky. Nuestro profesor nos dijo que por los primeros dos años en México, Trotsky vivió en el hogar de Frida Kahlo y Diego Rivera, pero Trotsky y Frido tuvieron una relación amorosa, y Diego lo expulsó a Trotsky de su casa. En la casa que visitamos, Trotsky vivía y trabajaba por el resto de su vida (hasta 1940). Vivía allí con su esposa Natalia, y trabajaba allí con sus asistentes. Parecía que el hogar era atrapado en el tiempo. Era como todavía él viviera allí. Haga de cuenta que Trotsky vivió allí hasta su muerte, pero despu…

¿Hay una vida después de ésta?

¿O sólo veremos la pudrición de lo que nos agradece? No es dudoso que la mejor estrategia es evitar la fijación interpersonal; en el fin de los tiempos, fíjate que solo causa daños.
Haga de cuenta que eres el último grano en una mazorca de elote. La lengua se acerca a lamerte. Demasiado silencio.

La tierra llamada Chilangolandia cuenta con infrecuentes desperdicios de la grande civilización azteca. Incluye balsas de madera suspendidas lo que me parece ser un metro sobre el fondo del canal. Son llamadas trajineras.Menos infrecuentes son las caídas en esa agua: nuestro señor Manuel, aproximadamente diecisiete años de edad, conservaba su gran meta cerca de su corazón — por causa del compromiso ancestral: los que vinieron, vieron, vencieron.
Todo eso se le olvidó cuando llegó el momento de revelación suprema, es que la humedad de sus mangas nos dio una idea del tamaño de sus brazos. Le rendí justamente por sus servicios de una duración igualmente mojada.
Alguien nos sugirió que pudiéramo…